EL PROTECTOR


Protector de la vida

por James B. Stenson

Entonces, ¿Qué puede hacer un hombre para proteger a sus hijos a largo plazo? ¿Qué tipo de fortalezas para toda la vida enseña un padre inteligente y eficaz?

• El padre refuerza la capacidad de sus hijos.

Modela para toda la vida una actitud sana hacia el trabajo y hábitos responsables de trabajo. Sin el liderazgo de un padre en estos temas, los niños pueden tener problemas para comprender la relación entre el esfuerzo y el resultado, entre las normas y los logros. Si el padre no tiene éxito en esta tarea, es posible que sus hijos nunca superen la actitud dominante de la niñez (que la vida es un juego) y queden estancados en una adolescencia eterna. Esto puede terminar destruyendo a los chicos, sus carreras y sus familias.

• El padre enseña a respetar la autoridad legítima.

Insiste en que los niños respeten y los obedezcan a él y a la madre. La esposa establece la mayor parte del marco moral del hogar (lo que está bien y lo que está mal en la vida familiar) y el padre lo hace cumplir. Al ser inteligente y previsor, sabe que cuando los niños no respetan a sus padres, es posible que luego choquen con las demás formas de autoridad legítima: profesores, empleadores, la ley, la ley de Dios y su propia conciencia.

Más Sobre Esta Tema

Esto quiere decir que les muestra a sus hijos cómo comportarse de manera justa y honorable en el mundo de las puertas del hogar para afuera. Ante la mirada de sus hijos, es un experto en tratos justos e integridad personal en el ámbito laboral y en la comunidad. Les muestra a los niños que las enseñanzas morales de la madre se trasladan a la vida fuera del hogar: decir la verdad, cumplir con la palabra empeñada, darle prioridad a las obligaciones, respetar los derechos y sentimientos de los demás. Al dar el ejemplo y corregir en el hogar, muestra que los adultos responsables respetan los derechos de los demás y hacen valer los propios.

• El padre genera una autoestima sana en los hijos.

Su presencia en el hogar como hombre fuerte físicamente hace que los hijos (en especial, las hijas) se sientan seguros, protegidos y, por lo tanto, tengan confianza en sí mismos. Como padre, corrige e incentiva, y ayuda a los hijos a aprender de sus errores. De esta manera, hace que tengan una visión realista de sus puntos fuertes y débiles. Los jóvenes que reciben este amor protector paternal, junto con el conocimiento de sí mismos y la experiencia para resolver problemas en el hogar, terminan desarrollando una alta autoestima para toda la vida.

• El padre dota a sus hijos del buen discernimiento y la astucia de los adultos.

Los ayuda a utilizar su cerebro como los adultos responsables: para formular preguntas y respuestas de manera lógica, para pensar en el futuro y prever las consecuencias, para evaluar el carácter y los valores de la gente, y para reconocer la hojarasca.

• El padre brinda un ejemplo atractivo de masculinidad responsable.

Actúa como modelo para que sus hijos se hagan hombres. Y les demuestra a sus hijas (por lo general, de manera inconsciente) los rasgos que deberían buscar al juzgar el carácter de los hombres de su edad, en especial los potenciales esposos. De muchísimas maneras sutiles, papá representa un modelo del carácter masculino para los hijos varones y, de manera indirecta, para el tipo de hombre con que algún día se casarán las hijas. Es probable que esto explique por qué los mejores padres se suelen llevar bien con los yernos.

Este artículo es un fragmento de Father, the Family Protector (El padre, el protector de la familia) de James B. Stenson, disponible en Scepter Publishers o en su sitio web, www.parentleadership.com.