Desafios Comunes

Escuchar a los hijos

Cuando sus hijos hablan, ¿usted presta atención? Quizás los oiga, pero ¿les presta atención, les dedica tiempo? ¿Trata de escuchar qué están diciendo en realidad?

Si no lo hace, hay muchos otros padres que estamos en la misma situación. Oímos, pero a veces no escuchamos. Después de todo, recibimos tantos mensajes y, de todas maneras, los chicos por lo general no hablan en serio.

La buena noticia es que puede comenzar a escuchar mejor hoy mismo. No sólo a sus hijos, sino también a su esposa y sus amigos. Podría descubrir que su atención es el mejor regalo que le puede dar a alguien.

El National Center for Fathering, Centro nacional de la paternidad  realizó una encuesta en un taller para padres e hijas. Cada chica debía completar la oración y dársela al padre:  "Ojalá mi padre ______."

Éstas son algunas de las respuestas (Padres, les advierto: quizás sean sus hijas hablándoles a ustedes).

• "Ojalá mi padre intentara comprender el momento que estoy atravesando y estuviera presente cuando necesito hablarle a un amigo, no a un padre."

• "Necesito que me escuche hasta el final y no dé cosas por sentado... que escuche antes de hablar."

• "Ojalá se hiciera tiempo, no para hablarme, sino para dejarme contarle un secreto que tengo guardado desde hace mucho."

• "Ojalá intentara ver mi punto de vista antes de explotar y después pedirme perdón."

• "Ojalá me escucharas cuando te necesito. No hace falta que siempre tengas todas las respuestas; simplemente que estés presente."

• "Ojalá no hablaras, no discutieras, y sólo escucharas."

Son pocos los padres que intentan aprender a escuchar de verdad, pero se trata de un área fundamental en la que tenemos que destacarnos. ¿Cómo completarían sus hijos la misma oración: "Ojalá mi padre ______" ? Quizás sea hora de hacer un poco de investigació y pedirles que la completen. O si son muy chicos, pregúntele a la madre, a la maestra o a otras personas con las cuáles tienen contacto en forma regular.

Tareas puntuales

• Practique concentrarse en lo que le dicen sus hijos. Cuando esté seguro de que terminó de decirle lo que quería conversar con usted, reformule con sus palabras lo que le dijo para confirmar que comprendió bien.

• Brinde respuestas no verbales mientras escucha: asienta, sonría, sorpréndase, alce las cejas, etc.

• Con los niños pequeños, póngase a su altura para que sepan que está concentrado en ellos y listo para escucharlos.