PADRES INVOLUCRADOS


El amor verdadero y la contracepción

¿Qué nos enseña la Iglesia Católica sobre el amor en el matrimonio?

El matrimonio es una asociación íntima y vitalicia en la cual los esposos se dan y reciben amor sin egoísmo. La relación sexual expresa su amor de matrimonio y muestra que desea convertirse en “un solo cuerpo” (Génesis 2:24) y “una sola carne” (Marcos 10:8, Mateo 19:6).

El objetivo de la unión sexual es expresar el pleno significado del amor de una pareja, su poder para crear vínculos entre ellos, lo que se llama el aspecto unitivo del matrimonio, y su apertura a una nueva vida, o su aspecto procreativo.

La clave del éxito de la PFN es la cooperación y comunicación entre marido y mujer.

¿Qué tiene que ver con la contracepción?

La Iglesia Católica cree que Dios ha establecido un vínculo inquebrantable entre los aspectos unitivo y procreativo del matrimonio. Los cónyuges han prometido entregarse uno al otro, y esta entrega mutua incluye el don de su fertilidad.

Esto significa que cada acto sexual dentro del matrimonio debe estar abierto a la posibilidad de concebir un hijo. “Así, la contracepción artificial va en contra del designio de Dios para el matrimonio porque separa el acto de la concepción de la unión sexual” (United States Catholic Catechism for Adults, P. 409).

No es necesario que una pareja desee concebir un hijo en cada acto sexual. Pero nunca debe suprimir el poder de dar vida, que es parte de sus votos matrimoniales.

¿Se supone que las parejas deben dejar al azar el tamaño de su familia?

No. Existen circunstancias graves “económicas, físicas, psicológicas, o aquellas que se refieren a la atención de otros miembros de la familia” que pueden afectar el número de hijos y la diferencia de edades. La Iglesia lo entiende, aunque siempre alienta una actitud generosa ante los hijos.

¿Qué debe hacer un matrimonio cuando tiene buenas razones para no procrear un hijo?

Una pareja casada puede tener relaciones sexuales durante el periodo en que la mujer es naturalmente infértil o después de sus años fértiles sin violar el significado de la relación marital. Éste es el principio de la planificación familiar natural (PFN).

¿Qué es la planificación familiar natural?

La planificación familiar natural es el nombre general de los métodos de planificación familiar que se basan en el ciclo menstrual de la mujer. Los métodos de PFN dependen de una observación diaria de los signos naturales que indican las fases fértiles e infértiles del ciclo menstrual. Toma en cuenta el carácter único de cada mujer.

Normalmente, un hombre es fértil durante toda su vida, mientras que una mujer sólo es fértil durante unos cuantos días de cada ciclo durante sus años fértiles. Una mujer experimenta signos observables que indican cuándo es fértil y cuándo no lo es. Para evitar el embarazo, el matrimonio se abstiene de tener relaciones sexuales durante la fase de fertilidad.

Los matrimonios también pueden utilizar la PFN para lograr un embarazo, ya que identifica el periodo de ovulación.

¿Quién pude usar la PFN?

Cualquier matrimonio puede usar la PFN. Una mujer no necesita tener ciclos regulares. La clave del éxito de la PFN es la cooperación y comunicación entre marido y mujer.

¿Qué tan efectiva es la PFN?

La PFN puede ser muy efectiva, dependiendo de la motivación de la pareja y de la regularidad con la que sigan las reglas del método. Las parejas que siguen cuidadosamente todas las reglas para evitar el embarazo pueden alcanzar una tasa de éxito de entre 97 y 98%.

¿Cuáles son las ventajas de usar la PFN?

1. Es una responsabilidad compartida de marido y mujer

2. Es prácticamente gratuita

3. No tiene efectos secundarios negativos

4. Puede usarse durante todos los años fértiles

5. Puede usarse en circunstancias especiales, como el periodo post parto, la lactancia y la premenopausia

¿Cómo podemos aprender a usar la PFN?

La mejor forma de usar la PFN es acudir con un instructor calificado, certificado por un programa de formación de profesores de PFN. El coordinador de PFN de su diócesis les puede ayudar a encontrar una clase en su área.O visite el sitio Web de los obispos de Estados Unidos

Este artículo es un extracto de For Your Marriage. (www.foryourmarriage.org)