Padres Involucrados


Los papás entienden el mensaje

Los padres han aumentado su participación en la vida de sus hijos durante la última década, de acuerdo con una nueva encuesta del National Center for Fathering.

Esta encuesta, publicada el Día del Padre de 2008, compara la participación de los padres en la educación de sus hijos con una encuesta similar realizada en 1999. De manera abrumadora, la encuesta muestra una tendencia positiva entre los padres. Los papás se muestran  más comprometidos en todas las áreas abordadas por la encuesta. Los mayores avances en la participación de los padres se registraron en tareas como “llevar o traer a los niños de la escuela”, “asistir a eventos escolares” y “ayudar a los hijos con tareas extracurriculares". También se registraron avances significativos en “ayudar a los chicos con los deberes” y “visitar las aulas de los niños".

Mientras los números aumentan en todas las áreas, los papás muestran que todavía se puede mejorar en áreas importantes, especialmente en la lectura con los niños. El 38% de los encuestados dijo que nunca le leyó a su hijo. Además, el 50% de los papás nunca realizó trabajos voluntarios en la escuela de su hijo y el 69% nunca almorzó con su hijo en la escuela.

Como la mayoría de nuestros niños no va a clases durante el verano, no podemos aumentar nuestra participación en las actividades escolares de forma inmediata, pero podemos comprometernos más con su educación en un sentido más amplio. Este verano puede presentar una buena  oportunidad para revitalizar la educación informal de nuestros hijos en habilidades para enfrentar la vida y en asuntos relacionados con el carácter y la virtud.

Ya sea en el automóvil, en el campo de juego, en el supermercado, a la hora de la cena o en el garaje, puede compartir su experiencia de vida y sus valores con sus hijos en todo momento. Se trata de una inversión que tendrá una influencia positiva en los próximos años. De todas formas, ese tipo de enseñanza no es responsabilidad de la escuela. Es nuestro privilegio y responsabilidad únicos como padres.

Puntos de acción

• Establezca un programa para que su hijo lea por lo menos un poco todos los días durante el verano.
• 
• Cuando planee las vacaciones familiares, incluya algunas actividades “educativas”. (Pero asegúrese de que también se diviertan mucho.)
• 
• Encuentre una tarea doméstica, apropiada para la edad, con la que su hijo pueda ayudarlo.
• 
• Consiga un libro de cuentos que ofrezca lecciones morales para los niños, como El libro de las virtudes. Lea una historia por día con su hijo y converse sobre ella.