PATRONO DE LOS PADRES


Compañero de Dios

por El Arzobispo Donald Wuerl

Cuando el ángel viene a él en sueños y le dice que debe tomar a María como su esposa, José nunca lo duda (Mt 1:24).

Cuando tiene que partir con muy pocos recursos a Belén donde nacería el niño, lo hace estoicamente y sin quejarse (Lc 2:4).

Y cuando Dios le dice que escape con el niño por seguridad, su respuesta es total y completa (Mt 2:13-14). Poco se dice de San José en el Nuevo Testamento, pero lo que surge es el “hombre justo” de gran fe.

El papel de José en la historia de la salvación se vincula con el matrimonio con María. El Papa nos dice que este matrimonio es la “base jurídica de su paternidad". Aunque José no fue el padre natural de Jesús, fue esposo de la Bendita Madre y, por lo tanto, en ese carácter, asumió la responsabilidad del niño Jesús y de la madre de Jesús.

El Papa se refiere al "servicio de la paternidad” y sostiene que el matrimonio de María con José y su relación entre sí es el punto de partida para nuestro entendimiento de la relación de José con Jesús. “El hijo de María es también hijo de José en virtud del vínculo matrimonial que les une” (7).

El Arzobispo Donald Wuerl de Washington, D.C., ha escrito numerosos libros sobre la fe católica. Este artículo es un fragmento del ejemplar de junio de 2002 de Columbia, la revista mensual de los Caballeros de Colón.