Temas previos 

Dinero y Moral

El director de inversiones de Caballeros de Colón habla sobre la forma de manejar el dinero según los principios católicos.

La mayoría de los católicos han oído hablar de los Caballeros de Colón, pero muchos no saben que esta organización fraternal católica opera una empresa de seguros de vida y anualidades que vale miles de millones de dólares y ofrece seguridad económica a sus miembros y sus familias. Caballeros de Colón, que tiene su sede en New Haven, Connecticut, donde fue fundada la Orden en 1882 por el Venerable Padre Michael McGivney, tiene unos $75 mil millones de dólares en seguros de vida vigentes que cubren a los titulares de sus pólizas.

Anthony Minopoli keeps tabs on the market from the Knights of Columbus investments department.

Anthony Minopoli keeps tabs on the market from the Knights of Columbus investments department.

El responsable de invertir el dinero de la Orden en la oficina del Consejo Supremo es Anthony Minopoli, quien fue nombrado Funcionario en Jefe de Inversiones en 2005. Él ha conducido a Caballeros de Colón en medio de las turbulencias de una recesión y ha logrado saludables ganancias sin dejar de obedecer la política de la empresa de invertir según los principios católicos.

Anthony Minopoli, de 41 años, se convirtió en miembro de Caballeros en 1994, y es pasado gran caballero de dos consejos locales de Connecticut. Es casado y tiene dos hijos. Habló para Padres para Siempre sobre dinero y moral.

Padre para Siempre: Como compañía de seguros y anualidades, Caballeros de Colón evitó los peores efectos de la reciente debacle económica. ¿Qué fue lo que hicieron bien?

Minopoli: Uno de los aspectos que ha caracterizado a Caballeros de Colón es nuestra estrategia de inversiones conservadora, y nos esforzamos por mantener esta filosofía cuando las cosas van bien y cuando van mal. Deseamos generar la mejor tasa de rendimiento posible, pero deseamos obtenerla sin perder el control sobre el riesgo en la cartera. Así que existen circunstancias en las que tomamos riesgos con la cartera, pero solo tras un análisis cuidadoso.

Pero la mayoría de nuestras inversiones, quizás el 90%, se colocan en bonos de muy alta calidad. Realmente nos centramos en las cuestiones básicas, y nos esforzamos por comprender cómo funciona la compañía en la que invertimos, lo que hace, y cuál es su modelo de ingresos.

Además, vivimos según el principio básico de que no existe ninguna transacción en la que tengamos que participar. Siempre hay otro día, otra oportunidad. Si algo resulta demasiado complejo, si las cuentas no son claras, no participamos, aunque todos los demás inviertan en ello.

Como lo ha dicho en numerosas ocasiones el Caballero Supremo Carl Anderson, no participamos en el mercado de los créditos subprime, no porque no lo entendiéramos, sino justamente porque lo entendíamos y percibíamos los riesgos.

PPS: ¿Cómo invierten según los principios católicos?

Minopoli: Una de las cosas que deben saber nuestros miembros, y de la cual deben estar orgullosos, es que tenemos una cartera con características éticas. Está de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica. Verificamos que las compañías no se dediquen al aborto, la contracepción, la clonación humana, la investigación con células madre embrionarias, el cuidado de la salud con utilidades que financien todo lo anterior, ni la pornografía.

 Sin embargo, los rendimientos de nuestro capital han resultado competitivos en comparación con el mercado en general, y de eso también deben estar orgullosos nuestros miembros.

Nuestras inversiones han superado las 500 de Standard & Poor’s, que el mayor índice de inversiones, durante los últimos cinco años e incluso los últimos 10. En los últimos tres años estamos ligeramente atrás, pero en los cinco y diez años llevamos un buen adelanto. Es posible que las compañías que operan de manera moral tengan mejores resultados en términos generales, pero el hecho es que no es necesario involucrarse en prácticas no éticas para ganar dinero. De hecho, les diré que el manejo ético de nuestra cartera no nos ha obligado a brindar resultados menos atractivos. Podemos sentirnos tranquilos al respecto.

PPS: Estas preocupaciones no deben ser comunes para el director de inversiones de una compañía que maneja mil millones de dólares.

Minopoli: Efectivamente, pero hacen que nuestras inversiones sean más significativas.

Tengo una amiga que trabaja en una de las grandes compañías de inversiones en Nueva York. Cuando acepté este puesto, me dijo que era maravilloso trabajar para una empresa cuyo único objetivo no era simplemente el de ganar dinero. Lo que hacemos tiene un objetivo más elevado.

Ésa fue justamente una de las razones por las que me entusiasmó aceptar este puesto. Una parte de las ganancias que generamos servirá para poyar las causas caritativas y religiosas de los Caballeros de Colón. Tengo la oportunidad de hacer algo que me encanta, para una empresa que me encanta, y de hacerlo para una causa más elevada que ayuda a mejorar la vida de muchos de nuestros miembros y de todos los que ayudamos a través de nuestra caridad.

PPS: Háblenos sobre el aspecto moral de manejar el dinero de otros.

Minopoli: Tengo una obligación moral hacia la compañía, nuestros miembros y por extensión las familias cubiertas por nuestras pólizas.

Lo explicaré así. En Caballeros de Colón, no tenemos clientes, sino miembros. Yo, que he sido Caballero durante largo tiempo, sé lo que esto significa, y es lo que guía todas mis acciones.

Todos los días nos tomamos en serio el hecho de que administramos el dinero para nuestros miembros, nuestros hermanos Caballeros y sus familias. Ellos confían en que les daremos la seguridad económica y el rendimiento que se merecen.

Cuando voy a la reunión de mi consejo cada mes, como Gran Caballero y ahora como Pasado Gran Caballero, tengo que mirar a los hombres a los ojos y estar convencido de que he hecho lo mejor por ellos y sus familias. Ellos trabajan duro para alimentar a sus familias, educar a sus hijos, pagar la hipoteca y ahorrar para cuando se retiren, y nosotros por nuestra parte tenemos que trabajar duro para que obtengan el mejor rendimiento sobre lo que invierten en nosotros como Caballeros de Colón.

Somos una organización católica, y administrar el dinero de manera ética constituye un aspecto medular de lo que somos y lo  que tratamos de lograr en el largo plazo.

Para mayor información sobre Caballeros de Colón, visite www.kofc.org.