El Tema de Este Mes



El Significado de 'Una Sola Carne'

Tema de Mes Previos

 
Padre Cannon 

El ideal de que dos se conviertan en “una sola carne” en el matrimonio se ve amenazado todos los días por la realidad de la separación y el divorcio. Para comprender cómo transmite un sacerdote el mensaje de la Iglesia sobre el matrimonio, Padres para Siempre habló con el Padre Robert Cannon, quien fue ordenado en 1978, tiene un título académico en derecho canónico (de la Iglesia) y ha servido como capellán militar durante 22 años, trabajando con parejas en las bases y las parroquias.

Padres para Siempre: Desde su perspectiva como experto en derecho canónico y capellán, ¿cuál es el significado de la frase bíblica “los dos serán una sola carne”?

Padre Cannon: En este mundo centrado en el “sexo”, la intimidad entre las personas se ha reducido a lo físico. Como escribió un autor de textos sobre espiritualidad, “Hubo una época en que la gente decía ‘Cogito ergo sum’ (‘Pienso, por lo tanto existo’). El lema moderno es ‘Copulo ergo sum’ (‘Tengo relaciones sexuales, por lo tanto existo’).

La verdadera intimidad se da en el nivel del corazón. La “unión en una sola carne” que menciona el Génesis describe una unidad no sólo del cuerpo, sino de la persona entera: sus emociones, sensaciones, sueños comunes, defectos y debilidades.

Cuando los miembros de la pareja intercambian votos matrimoniales, dicen “Te acepto a ti”. Este “a ti” significa toda la persona, no sólo su parte física. Desgraciadamente, en la mayoría de los matrimonios que terminan en divorcio, uno de los esposos, o ambos, se siente desconectado del otro, se siente solo.

Las Sagradas Escrituras muestran por todos lados este mismo problema en nuestra relación con Dios. En el Génesis, Dios está en el Jardín con Adán y Eva, quienes experimentaron la “inocencia esponsalicia” entre ellos y con Dios. Su “relación” (en el sentido amplio de relación interpersonal) era pura e inocente. Cuando Adán y Eva desobedecieron y el pecado entró al mundo, quedó destruida esta inocencia esponsalicia. Adán y Eva de pronto se dieron cuenta de que ambos estaban desnudos.

Dios entró al jardín y llamó a Adán y Eva: “¿Dónde están?” Pero si las parejas se aman bien, no se ocultan de Dios porque no se avergüenzan de sus actos. De hecho, experimentan la libertad de los hijos e hijas de Dios, periodos de la misma inocencia esponsalicia de Adán y Eva. Cuando esto sucede, comprenden bien la unión en una sola carne porque no se ocultan uno del otro. Son libres de “ser” uno ante el otro como amados.

PPS: Desde un punto de vista pastoral, ¿cuáles son los impedimentos u obstáculos que puede encontrar una pareja para vivir una unión en “una sola carne”?

Padre Cannon:   Hoy en día, a la gente se le enseña que debe buscar el placer, ser feliz y hacer lo que le place. La unión en una sola carne trata de la persona.

El teólogo y filósofo judío Martin Buber tenía razón al describir cualquier unión/relación genuina en términos de “Yo/Tú”, que expresa claramente en dos palabras el consentimiento marital. En términos prácticos, significa que estoy dispuesto a morir para mí por el bien de mi cónyuge. Este trascendente impulso de devoción hacia el otro libera, no constriñe. Se muestra de mil maneras diferentes, como en un ramo de flores sin una razón específica, o en unas galletas recién horneadas.

PPS:  ¿Qué le diría a una persona que piensa que la Iglesia Católica es “negativa hacia el sexo” y pretende reglamentar la alcoba? ¿Cómo presenta las enseñanzas de la Iglesia de una manera positiva?

Padre Cannon: Yo creo que la Iglesia tiene un concepto noble y hermoso de la sexualidad humana y el matrimonio.

Por desgracia, la mayoría de los católicos no conocen las enseñanzas de la Iglesia sobre la sexualidad humana y el matrimonio, de no ser por algunas prohibiciones: “no lo hagas porque es pecado”. Y claro que los medios muestran una visión extremista de las enseñanzas de la Iglesia por su oposición a la contracepción y el aborto.

Juan Pablo II enalteció con maestría las enseñanzas de la Iglesia sobre la sexualidad humana, porque el cristianismo es una religión corporal. Es una religión que debe vivirse en la carne.

Somos llamados a encarnar el amor de Dios. Los esposos son llamados a encarnar el amor de Dios mutuamente como esposos. La Iglesia siempre ha comprendido esta verdad y ha enseñado que el matrimonio es un regalo sagrado de Dios, que no se perdió por el pecado original.

La Iglesia siempre ha enseñado que la unión sexual de los esposos es sagrada. De hecho, puede decirse que, en su entrega mutua, su unión es su “oración corporal”.

La unión marital es sagrada. La Iglesia siempre ha comprendido estas verdades. Considerando el poder de la sexualidad humana, es fácil que la debilidad humana reprima o corrompa este don. Aun así, es responsabilidad de la Iglesia dar una enseñanza clara sobre la dignidad del matrimonio y el amor conyugal en todas las edades.

PPS: Cuando asesora a una pareja o la prepara para el matrimonio, ¿cómo presenta las enseñanzas sobre la procreación y la contracepción?

Padre Cannon: Las enfoco desde la perspectiva de la antropología cristiana, una forma de comprender la naturaleza humana; básicamente, el matrimonio como vocación y la fertilidad como un don precioso que debe reverenciarse y comprenderse, y no como una amenaza a los planes de la pareja.

Nuestra cultura tecnológica ha lavado el cerebro de las parejas diciendo que la gente debe controlar todos los aspectos de su vida. Pero, ¿dónde cabe allí el amor?

Por ejemplo, el control de la fertilidad por medio de contraceptivos se considera no sólo correcto, sino necesario. Existe la presión constante de tener relaciones sexuales todo el tiempo. Los comerciales sobre contraceptivos y remedios para la disfunción eréctil entran sin cesar a nuestra casa día y noche.

De hecho, muchas parejas consideran irresponsable no usar contraceptivos. Para las parejas, resulta difícil escuchar, y más aun comprender, la belleza de las enseñanzas de la iglesia cuando se ven bombardeadas por las imágenes de nuestra cultura hedonista las veinticuatro horas del día, todos los días de la semana. Debemos usar con más efectividad todos los medios de comunicación para instruir a nuestro pueblo.

PPS: ¿Qué beneficios ve usted en la práctica de de la planificación familiar natural (PFN) como una forma de vivir plenamente el matrimonio y lograr una armonía marital?

Padre Cannon: Más que el sexo a voluntad, la PFN enseña a la pareja a aceptar su fertilidad como un don de Dios dentro del matrimonio. Así, puede ayudar a la pareja a comprender las dimensiones más profundas del amor marital. Alienta de manera natural una verdadera intimidad marital.

Además, la pareja aprende a equilibrar el placer y la limitación, el respeto mutuo y la reverencia. Me he dado cuenta de que las parejas que incorporan la PFN a su matrimonio se comunican en un nivel más profundo, porque por su misma naturaleza la PFN requiere que los esposos dialoguen constantemente entre sí en un nivel profundamente personal.

La PFN requiere un enfoque generoso de la intimidad matrimonial con la voluntad de respetar el plan de Dios para el matrimonio y la vida humana. Como lo dice el lema de la Semana Nacional de la PFN de 2008, “Una forma de vivir y una forma de amar”.

El Padre Cannon, coronel de la Fuerza Aérea Norteamericana, está actualmente asignado a la Oficina del Jefe de Capellanes, en la Base de la Fuerza Aérea de Bolling, en Washington D.C.