Haga de ésta la mejor Navidad de todas

Temas previos 

Arriba del Cielo hay un ventanito
Por donde se asoma un niño chiquito

La economía se sigue desplomando y el desempleo sigue aumentando, entonces, ¿cómo hacer de ésta la mejor Navidad de todas?

El sencillo secreto consiste en hacer que ésta sea una buena Navidad para alguien más y a Usted le llegarán las bendiciones. Como padre, tiene muchas oportunidades de lograrlo, incluso si este año no dispone de tanto dinero. Que sea sencilla y sagrada, cerca del corazón y del calor de hogar.

¡Que se oiga su alegría!
¿Cuándo fue la última vez que salió a cantar villancicos con su familia? Ya sea en la ciudad, los suburbios o en el campo, puede ser una práctica divertida y edificante.

Si cree que sus vecinos no apreciarán que vaya de casa en casa, puede reunir a algunos amigos de la parroquia y cantar frente a la iglesia una noche, saludando a los transeúntes o a los autos que pasan.

Investigue cuando se prende el árbol de Navidad de su localidad (incluso si lo llaman un árbol de invierno o tiene algún otro horrible título políticamente correcto), o la fecha del desfile navideño con Santa.

A sus hijos les encantará y seguro recordarán la experiencia más que cualquier juguete de moda.

Colina abajo

Con este mismo espíritu, ¿cuándo fue la última vez que jugó con sus hijos en los trineos? (Pido disculpas a nuestros lectores que viven en clima cálido).

Cuando caiga la primera nieve, vaya a la colina más cercana. Quizás es el momento de sacar el viejo trineo de su niñez, o quizás usar sencillamente la cámara de un viejo neumático en el que los niños puedan sentarse alrededor (¡quizás tenga que detenerlos al pie de la colina!)

Solo salgan, diviértanse y dejen preparado en casa un chocolate caliente para cuando regresen.

Música mágica
A toda la gente le gustan las canciones navideñas que hablan de alegría, de compartir, de la familia y del misterio de esta época. Diariamente, después de la cena, ponga algunas canciones tradicionales como “Noche de paz”, “Jesús en el pesebre” o que los niños salten cantando  “Rodolfo, el reno de la nariz roja” y “Llegó la Navidad”.

El álbum “My Best Christmas” de Amy Grant va especialmente bien con nuestro tema.

Lean acerca de las fiestas navideñas
Reúnanse alrededor de la chimenea o en sillas colocadas en círculo.

Seguramente este mes la biblioteca cuenta con muchas historias de Navidad. Para los más grandes, pruebe el clásico El regalo de los Reyes Magos de O. Henry; les enseñará la belleza de dar desinteresadamente con amor.

Para los más pequeños, no puede equivocarse con una de las versiones de “El niño del tambor”.

Días de cine
Las noches del viernes o el sábado son ideales para ver una película en familia. Vea con los mayores “¡Qué bello es vivir!” o “Milagro en la calle 34”.

Los más pequeños disfrutarán las series de dibujos animados de CCC que cuentan la verdad de la Navidad, como “San Nicolás: el niño que se convirtió en Santa Claus”.

Recuerde el Adviento
Para ir despertando la emoción y que no se pierda observen las cuatro semanas completas del Adviento. Encienda una vela de Adviento cada sábado y diga algunas oraciones. O consiga un calendario de Adviento con un verso de las Escrituras para cada día, existen unos con tapa que los niños adoran abrir cada mañana.

Voluntariado
El espíritu de esta época es dar: si no cuenta con dinero extra, puede dar tiempo extra. Elija un proyecto de voluntariado que ayudará muy bien a sus hijos a aprender haciendo lo que realmente significa la Navidad.

Caballeros de Colón cuenta con numerosos programas en los que pueden participar, incluyendo Alimentos para Familias y Abrigos para los Niños. Busque los detalles en la página Web www.kofc.org.

Cristo en la Navidad
Caballeros de Colón nos recuerda a todos que “Jesús es la razón de estas fiestas”.

Cuando escuchemos a alguien decir, “Felices Fiestas”, respondamos simplemente “¡Y también Feliz Navidad!” (al decirlo, trate de sonar más “alegre” que “triunfal” para no estropear el efecto).

El Árbol de Navidad
Ya sea que adquiera un árbol natural o saque del armario uno artificial, permita que los niños ayuden. Pueden hacer algo a cualquier edad, como colgar el papel de adorno. Permita que cada año los niños adquieran un poco más de responsabilidad y siempre tendrá ayudantes voluntarios para decorar el árbol.

Hornée algo
Galletas navideñas con formas de muñeco de nieve y granos de colores para el rostro y el sombrero. (¡Envíenmelas!).

Haga algo
Haga que los niños corten ornamentos de papel o que coloreen un libro con escenas navideñas.

Mantenga viva la alegría
No olvide que en términos de la Iglesia, la Navidad es una Octava: dura ocho días. Así que la Navidad, ¡viene una y otra vez diariamente durante una semana completa!

Está claro que no daremos regalos todos los días (a sus hijos les encantaría pero su billetera se encogería), pero debe conservar vivo el espíritu de amor y alegría haciendo cosas especiales.

Mientras el resto del mundo recoge las guirnaldas y luces, su familia estará diciendo diariamente “Feliz Navidad”. Por lo menos, ¡esto hará que a sus hijos les encante ser católicos en esta época del año!

Todos los miembros de Padres para Siempre, le deseamos a Usted y a su familia, la mejor Navidad de todas.