El tema de este mes


Temas de este Mes Previos

 

Participe: El don de su propia persona

por el Dr. Richard Fitzgibbons

Padres para Siempre: ¿Qué tan importante es la participación del padre en su familia?

Dr. Fitzgibbons: Es tan importante que los hombres católicos valoremos nuestro matrimonio, nuestra familia y nuestra esposa como protectores y líderes de nuestra familia.

Es importante que, en primer lugar, nos entreguemos a Dios. En segundo lugar, para ser buenos padres debemos ser buenos esposos, así que debemos amar a nuestra esposa y mostrar a nuestros hijos cuánto la amamos.

PPS: ¿En qué formas puede el padre ser más participativo?

Dr. Fitzgibbons: Creo que es importante que muchos de los hombres comiencen por comprenderse a sí mismos, y muchos de nosotros como padres tenemos debilidades. No hay duda de que nos toca ser líderes fuertes, pero no controladores y dominantes. Debemos controlar la ira sabiendo perdonar.

Por lo general para nosotros los hombres resulta un poco más difícil hacer cumplidos; así que es importante elogiar a nuestros hijos. Pero también es muy importante corregirlos. No debemos ser padres permisivos. Hay muchos padres permisivos, que se interesan más por los deportes y no se centran lo suficiente en enseñar a sus hijos a desarrollar bien su carácter. Para un varón, eso es más importante que el desarrollo físico, y para una mujer es más importante que la belleza o el cuerpo. Es muy importante enseñar la virtud a sus hijos.

PPS: ¿Cuáles son algunos de los factores que pueden impedir que un padre se relacione con sus hijos o su esposa?

Dr. Fitzgibbons: Mi experiencia durante estos últimos 32 años en que he trabajado con miles de padres es que la mayoría de nosotros queremos ser buenos padres, básicamente, pero uno de los factores que más nos perjudican es el stress. Hay diferentes tipos de stress que hacen que nos aislemos.

Está el stress que provocan las preocupaciones económicas y financieras, que es un problema mayor actualmente; está también el stress que provoca el egoísmo, que es una epidemia en la cultura actual y una causa importante de divorcio. También hay una falta de equilibrio en la vida, trabajar hasta muy tarde, no confiar lo bastante en Dios en nuestra vida laboral. Otros problemas son la carencia de una vida de plegaria profunda y la falta del apoyo masculino que uno requiere de otros hombres.

PPS: ¿Qué tan importante en el apoyo de la esposa para esta participación?

Dr. Fitzgibbons: Bueno, una vez más, el principal llamado en el matrimonio es a Dios primero y luego a la entrega personal al cónyuge. Por desgracia, muchas mujeres han sido profundamente lastimadas aun antes del matrimonio por el divorcio de sus padres, el alcoholismo en su familia o un historial de aborto.

Estos factores hacen que la esposa se aísle y limitan su capacidad para confiar en su marido. La confianza es esencial, es el fundamento de la entrega. Muchas son las mujeres que tienen esta debilidad y les convendría mucho pensar “De verdad quiero confiar en mi marido. Quiero tratarlo con respeto y tener un comportamiento respetuoso; no quiero controlarlo, sino tenerle confianza y amor.”

PPS: ¿Qué tan importante es la comida en familia?

Dr. Fitzgibbons: Sabemos a raíz de muchas investigaciones que la comida familiar está asociada con una salud psicológica significativamente mejor entre los adolescente y adultos jóvenes.

Por el lado contrario, los jóvenes que carecen de esta comida familiar tienen muchos más problemas de manejo de ira, fracaso escolar, depresión y uso de sustancias adictivas.

Esa reunión en torno de la mesa es muy importante para apoyarse unos a otros, expresar su gratitud a Dios por el día pasado y corregirse unos a otros. Se convierte en una escuela de virtud. Así que no se puede sobrestimar esta experiencia de la vida en torno a la mesa familiar y los padres deben calcular sus horarios de trabajo para tratar de estar en casa con su familia todos los días a la hora de comer.

PPS: ¿Cómo puede un padre equilibrar las exigencias de su trabajo y su familia?

Dr. Fitzgibbons: Bueno, éste es un gran reto hoy en día. Es un reto realmente fuerte por las presiones a las que se ven sujetos los hombres por su carrera.

Debemos rechazar a veces las exigencias excesivas en el trabajo, y tratar de limitar las horas tardías. Hay que tratar de volver a casa a comer. Equilibre su vida; pida a Dios que le ayude a equilibrarla.

Salga a solas con su esposa varias veces al mes, aunque sea sólo a dar un paseo. Las mujeres necesitan realmente esa amistad marital, y a menudo la valoran más que nosotros porque son más sensibles al aspecto emocional que muchos de los hombres.

PPS: En Padres para Siempre tenemos un podcast del Dr. Brad Wilcox de la Universidad de Virginia sobre la importancia del padre como líder espiritual de su familia. ¿Cuál es su opinión?

Dr. Fitzgibbons: La virilidad y la devoción van de la mano. Nuestros hijos deben vernos y respetarnos como líderes espirituales.

La realidad es que todo hombre quiere ser fuerte. Es uno de los mayores deseos de la virilidad. Y uno de los factores más importantes para ser fuerte no es la musculatura o el deporte, aunque también son importantes. Lo más importante es la fe; la fe fortalece al hombre.

PPS: ¿Cuáles son para usted las consecuencias de la ausencia del padre?

Dr. Fitzgibbons: Bueno, el Catecismo de la Iglesia Católica describe el divorcio como una plaga. Y esta plaga está entre nosotros. Uno de los aspectos más dolorosos de mi trabajo es ver a tantos jóvenes – niños, adolescentes y adultos – gravemente lastimados por el divorcio. Hay desconfianza, tristeza, ira e inseguridad. La ausencia del padre está causando estragos en la cultura actual.

PPS: Para los padres e incluso algunas de las madres que nos leen, ¿cuál es su consejo final?

Dr. Fitzgibbons: Bueno, creo que debemos crecer. Creo que la realidad es que en nuestra cultura padecemos una epidemia de egoísmo en el sacramento del matrimonio. Debemos aceptarlo y combatirla.

Debemos comprometernos a ser generosos como padres, en cuanto al número de hijos que tenemos y en el cumplimiento del designio de Dios. Pero para lograrlo necesitamos apoyo, porque el pozo se está secando.

Como católicos necesitamos un vida de devoción, ratos a solas con el Señor.  Si puede recibir la Eucaristía con frecuencia, hágalo.

Uno de mis pasajes favoritos de la Escritura es el que dice “El hermano ayudado por el hermano es como una ciudad fortificada”. Caballeros de Colón puede ser una excelente fuente de apoyo para los hombres. Todos necesitamos que otros hombres nos ayuden a ser buenos padres y esposos católicos.

El Dr. Richard Fitzgibbons es psiquiatra y director del Institute for Marital Healing. Habló con Padres para Siempre sobre la forma en que los padres pueden participar y estar siempre presentes en su familia.