El tema de este mes


Obstáculos para la amistad marital

 

Dr. Richard Fitzgibbons

“La perfección exige aquella madurez en el darse a sí mismo, a que está llamada la libertad del hombre”.

– Papa Juan Pablo II

“Solamente si la verdad sobre la libertad y la comunión de las personas en el matrimonio y en la familia recupera su esplendor, empezará verdaderamente la edificación de la civilización del amor”.

– Juan Pablo II,
Carta a las familias, 1994


¿Qué tiene que decirnos el Santo Padre acerca del matrimonio? Resulta que es mucho. Como cabeza de la Iglesia que supuestamente no tiene nada que decir a las parejas casadas en el mundo moderno, Juan Pablo II fue uno de los mayores consejeros matrimoniales del siglo XX sobre temas relacionados con la compatibilidad de la pareja, la amistad conyugal, la unidad marital y la intimidad sexual.

Nuestro trabajo con cientos de parejas en el Centro de Terapia Matrimonial está inspirado en el campo de la psicología positiva. Se trata de una disciplina de la psicología que busca fomentar el desarrollo de la fortaleza del carácter y sus virtudes.

También recurrimos a la filosofía y la teología de Juan Pablo II respecto al amor marital y la persona humana tal como se definen en Amor y responsabilidad y Teología del cuerpo. Sus escritos expresan la mayor profundidad de entendimiento del corazón y el alma del ser humano, así como los elementos más básicos de la felicidad y la unión de los seres humanos.

Y sin embargo, sus ideas eran bastante sencillas, eran quizás demasiado sencillas para un mundo casado con lo novedoso y lo complejo. Juan Pablo II describe la esencia del amor marital como: darse a sí mismo y rendirse.

Tanto la felicidad marital como la realización personal dependen en gran medida de que un cónyuge desarrolle una personalidad adulta sana y abierta a la entrega total de sí mismo y del otro.

Cada uno de nosotros aporta al matrimonio dones especiales. Sin embargo, también poseemos una debilidad emocional o de carácter predominante, o bien múltiples debilidades, que pueden interferir con la entrega marital.  

La buena nueva es que si los cónyuges trabajan con diligencia para atender su personalidad y debilidad emocional, pueden salir vencedores, particularmente si existe un componente espiritual en el proceso de sanación.

A continuación se encuentra una lista de las mayores debilidades del carácter y emocionales que interfieren con la amistad marital.


 
Conflictos en la amistad marital y la entrega de sí mismo
• Falta de autoconocimiento
• Egoísmo
• Comportamiento dominante
• Ira
• Falta de confianza
• Ejemplo parental negativo
• Ansiedad y desconfianza
• Excesivo sentido de responsabilidad/preocupaciones
• Dificultades para la comunicación
• Problemas de autoentrega
• Falta de caridad
• Debilidad del cáracter
• Culpabilidad
• Incapacidad para corregir
• Contraceptivos orales
• Falta de comprensión del sacramento del matrimonio
• Desprecio por la vida espiritual

Naturalmente, en esta lista todos pueden encontrarse a sí mismos. La buena nueva es que nuestras debilidades no deben determinar nuestra felicidad.

Las debilidades pueden superarse trabajando con las virtudes (fortalezas). Todo aquel que ha superado un mal hábito como fumar, conoce el valor del pensamiento positivo, de reforzamiento y de poder de la voluntad. Lo mismo aplica para nuestras debilidades de la personalidad.

Nuestras debilidades no son el final de nuestra historia personal. ¡Siempre podemos darle la vuelta a la página!

El Dr. Richard Fitzgibbons es un psiquiatra católico que ejerce como médico particular en las afueras de Filadelfia. Para mayores consejos de cómo construir un matrimonio feliz, visite su página web ( www.maritalhealing.com).