El tema de este mes


Juntos y felices: la guía católica para lograr un matrimonio amoroso

Por John Bosio

Twenty-Third Publications, new London, CT, 2008

(Revisado por David Gibson, antiguo editor ahora retirado de Origins, Servicio de Documentación CNS )

John Bosio, autor del libro Happy Together, publicado recientemente, dice que la fidelidad en el matrimonio “es más que una promesa de fidelidad sexual. Es el compromiso de estar siempre al tanto del otro y de ser honesto con el otro”.  Dice a esposos y esposas: “Su promesa matrimonial de amor y fidelidad fue un voto para hacer de su cónyuge la mayor prioridad en la vida”.

 Este libro de fácil lectura refleja la esencia del matrimonio a la luz de la fe. Con la ayuda temas de discusión útiles, el libro orienta la propia reflexión de los cónyuges para encaminarlos en el fortalecimiento de su matrimonio y la reafirmación de su felicidad. El autor es esposo y padre, educador familiar y fue terapeuta matrimonial y familiar.

Bosio escribe que al principio del matrimonio los esposos deben aprender a “vivir juntos dándose mutuamente el compañerismo y el espacio personal que cada uno necesita para sentirse cómodo. Es un proceso de aprendizaje para balancear el ‘yo’ y el ‘nosotros’”. Los ajustes en un matrimonio reciente llevan a “apreciar la singularidad del otro y a darse espacio entre sí”.

El pensamiento de Bosio acerca de la importancia de aprender a apreciarse y a aceptarse mutuamente dentro del matrimonio, puede parecernos como algo de sentido común. Sin embargo, se trata de uno de los seis fundamentos de su “plan” para un matrimonio amoroso y feliz. A medida que desarrolla su argumento, muchos lectores reconocerán sin duda que se trata de una necesidad vital en el matrimonio, pero que a veces se descuida. ¿Cómo expresan los cónyuges su aprecio y aceptación? El autor dice: “Por medio de respeto, comprensión y gentileza”.

El plan de Bosio también hace un llamado a ambos cónyuges a “estar atentos” al otro y a ser sinceros, a sacrificarse por el otro, a perdonar y a pedir perdón, a “confortar y ayudar a su cónyuge a sanar”, a “servir a Dios y a su cónyuge” de manera generosa.

En esta breve reseña sólo puedo señalar la riqueza de la valiosa visión que se encuentra en “Happy Together”. Estoy seguro de que su análisis de las “palabras” – la forma en que se hablan los cónyuges – atrapará la atención de muchos lectores. El autor sugiere que los cónyuges se escuchen entre sí y piensen en cómo usan las palabras.

Bosio pregunta: ¿Usas [palabras] para elogiar, alentar, confortar y fortalecer a tu cónyuge, o las usas para criticar y denigrar? Aquí el consejo del autor es particularmente directo: “Si tu vocabulario de hoy no contiene palabras de aprobación, aprende a usarlas”.

El autor cuenta muchas historias reales acerca de parejas que ha conocido o con las que ha trabajado, parejas que por su felicidad han enfrentado grandes desafíos. Me hubiera gustado que consagrara más espacio a estas historias, que revelara mucho más acerca de cómo estas parejas resolvieron sus problemas o encontraron la forma de seguir adelante. Los estudios de caso de este tipo sirven de base para el análisis del autor acerca del matrimonio en la vida real. Pero, ¿quién sabe? Quizás dichas historias sirvan de base para otro libro de este autor.

Bosio afirma a los lectores que la felicidad en el matrimonio no ocurrirá “accidentalmente”. El autor dice más bien que “en su gran plan, Dios te llama a ‘convertirte en lo que eres’”, y “para eso es necesario que tomes decisiones intencionales que muestren que cuidas a tu cónyuge y tu relación”.

Bosio aclara que la buena nueva es que en el plan de Dios la vida de cada cónyuge “está llena de energía divina” por medio de la presencia del Espíritu Santo. Y la fe incita al cónyuge a acudir al Espíritu Santo para obtener el valor de superar tendencias egoístas, “orientación para dar el primer paso y hacer cambios, humildad para buscar y entender [al otro], y deseo de decir y hacer lo correcto.”

Esta reseña se reimprimió de la página web For Your Marriage, patrocinada por la Conferencia de Obispos Católicos de EUA.