Padres Sobresalientes Previos

Un papá ‘radical’ en TV

Doug Barry es fundador y director del apostolado católico RADIX, y tiene 20 años de casado con su esposa Denise; es además padre de cinco hijos entre los 9 y 17 años. 
 
Ha viajado mucho y hablado a miles de personas, tanto jóvenes como ancianas, por medio de la televisión, el radio y sus presentaciones en vivo; es uno de los presentadores del programa semanal de EWTN “Life on the Rock” (La vida en la roca).

Padres para Siempre habló con Barry sobre su ministerio y la manera de formar hombres católicos hoy en día.

PPS: ¿Qué debemos hacer hoy para formar al hombre y al padre católico?

Barry: El inicio y el fin se encuentran en la oración, los sacramentos y el conocimiento de las Escrituras y las enseñanzas de la fe católica. Debemos dejar que Dios entre en nosotros y transforme nuestro corazón y nuestra alma. No lo podemos lograr solos. Cuando cada uno de nosotros adopte una responsabilidad más disciplinada respecto a su propia formación y aprendizaje en la fe, encontrará más fácil comunicar su entusiasmo a los demás.

Doug Barry has opened RADIX Camp Gargano, a training site for Catholic men and boys, located in Lincoln, Nebraska.

Doug Barry has opened RADIX Camp Gargano, a training site for Catholic men and boys, located in Lincoln, Nebraska.

Formaremos hombres y padres católicos cuando los que tenemos la bendición de encontrarnos en esta honorable posición aceptemos la responsabilidad del papel que Dios nos ha otorgado. Debemos participar en la lucha por las almas, comenzando por la nuestra y la de aquellos que Dios a puesto bajo nuestro cuidado.

Padres para Siempre: ¿Qué es RADIX y a quiénes quieren alcanzar con este ministerio?

Barry: RADIX comenzó en 1992, ante todo como respuesta a la carencia de conocimientos sobre los elementos básicos de la fe católica que yo percibí en los numerosos jóvenes con quienes tuve contacto como profesor de doctrina católica. Mi esposa y yo también estábamos a cargo del grupo de la escuela media superior de nuestra parroquia, y también veíamos que muchos de ellos tenían una formación muy deficiente en la fe. Había que hacer algo, era necesario realizar un esfuerzo sincero por ayudar a estas almas.

Es claro que no se trata de un problema aislado, y en cuanto formamos RADIX con algunos de los miembros mayores del grupo juvenil, nos pidieron que fuéramos a las ciudades circunvecina, e incluso más lejos. Esta demanda creció y llegó a nivel nacional. En el principio de RADIX, la intención era llegar prioritariamente a los adolescentes. Pronto se hizo evidente que era indispensable llegar a los adultos, en especial a los padres. Se dice que la juventud es el futuro de la Iglesia. Sin embargo, este futuro dependerá de la formación que tenga, y muchos de nuestros jóvenes tienen una enseñanza muy deficiente en asuntos de fe y otros aspectos de la vida. Todos debemos participar con mayor energía y sentido de la urgencia para preparar a los futuros miembros de la Iglesia para todo lo que van a enfrentar, en especial para el día en que se encuentren ante Dios para rendir cuenta de su vida. Todos compartimos la responsabilidad de formar los corazones y las mentes de los jóvenes, en especial los que somos padres, y ésta debe ser una gran motivación para dar a Dios lo mejor de nosotros, no lo que nos queda.

PPS: Debe ser estupendo trabajar con EWTN. Cuéntenos sobre algunos de los momentos inolvidables de “Life on the Rock”.

Barry: Trabajar en EWTN es una maravillosa bendición. Es una realidad sorprendente ver que, desde esta discreta construcción en Alabama, se transmite la palabra de Dios al mundo entero. Y saber que lo inició una monja que escuchó el estímulo del Espíritu Santo constituye un verdadero testimonio de la gran obra que Dios puede realizar por medio de un corazón humilde.

Formar parte de esta red de estaciones es un honor. Yo diría que entre los mejores momentos están los encuentros con todos los visitantes que pasan por allí, así como los estupendos invitados que hemos tenido la suerte de entrevistar. De esta forma, es fácil ver el poder y el alcance de la fe católica en el corazón y el alma de tantas personas.

PPS:  Tiene usted una construcción de ensueño en Camp Gargano. Háblenos de ella.

Barry: Hace muchos años comencé a trabajar con algunos adolescentes durante los meses de verano en la capacitación física y espiritual, siempre centrada en la fe católica. De allí surgió la idea de un campamento para hombres que existiría con el objetivo principal de capacitar a hombres católicos para que comprendieran más profundamente la faceta de guerrero espiritual que Dios ha creado en nosotros.

Ahora ha crecido hasta convertirse en el Campamento Gargano RADIX. Éste es un edificio de 12,000 pies cuadrados en medio de un terreno de 100 acres en las afueras de Lincoln, Nebraska. Tiene un comedor, una capilla y un dormitorio para 42 participantes, así como un recorrido con obstáculos. El nombre proviene de Gargano, Italia, donde existe un magnífico santuario en una gruta dedicado a San Miguel Arcángel.

Es crítica la necesidad de que los hombres católicos se alcen y comprendan su papel en la batalla espiritual. Hemos dedicado este campamento a San Miguel junto con San José (en específico bajo su advocación de Terror de los Demonios), y además lo colocamos bajo la protección de Nuestra Señora de Fátima.

Todo hombre está llamado a ser un luchador, aunque muchos no llegan a entender por qué deben luchar, y en qué forma deben hacerlo. El Campamento Gargano existe para dar forma a ese sólido espíritu de lucha que se encuentra en el cuerpo, la mente y el alma de los hombres católicos. Hay que enfrentar la realidad. El hombre católico puede ser el más poderoso de todos, o el más peligroso de todos. Es poderoso porque, cuando comprende y vive su fe católica, y cuando actúa como líder, protector y proveedor, conduce inevitablemente a los demás a la verdad que es Jesús. De una manera muy real – y por el propio hecho de que el hombre es, por designio de Dios, el líder espiritual de muchos aspectos de la familia, la parroquia y la comunidad – desempeña un papel misteriosamente poderoso en la formación y salvación de generaciones.

Pero si se convierte en desertor y suelta la espada en el campo de batalla, aquellos que Dios ha colocado bajo su autoridad sufrirán de muchas formas y en muchos niveles, incluso en las generaciones futuras. Debemos entrenarnos con gran entusiasmo para ser hombres católicos con un carácter heroico y virtuoso. ¡Eso es lo que Dios quiere de nosotros! El Campamento Gargano está abierto ahora y aceptamos reservaciones para que vengan de todo el país hombres jóvenes o viejos, a enfrentar el reto de ponerse de pie y crecer en perseverancia, resistencia física y espiritual, y convertirse en hombres heroicos de plegaria y acción.                                                                                                                             


                      

Para mayor información sobre RADIX y el Campamento Gargano, visite www.radixguys.com o www.campgargano.com. 

 

402-770-7330 cell