Padres Sobresalientes

Los padres de Santa Teresa de Lisieux

 
Padre Linus Ryan, O.C.D 

El Padre Linus Ryan, O.C.D., es un sacerdote Carmelita en Irlanda que promueve la causa de beatificación  de Luis y Celia Martin, padres de Santa Teresita de Lisieux. La pareja será beatificada en una ceremonia en Lisieux el 19 de octubre de 2008 durante el Domingo Mundial de las Misiones.

En esta sección de preguntas y respuestas, el Padre Ryan explica cómo pueden los Martin servir de ejemplo para los padres y las familias de hoy.

Padres para Siempre: Si nos centramos en Luis como esposo y padre, ¿qué es lo más importante que su vida puede enseñar hoy a los hombres?

Padre J. Linus Ryan:El camino que siguió Luis es el mismo que están llamados a seguir la mayoría de los Cristianos: la vocación de Cristiano, la vocación de esposo y padre de familia; durante los últimos mil años ha cambiado la cabal comprensión de todas estas funciones. “Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo” (Mateo 5,48).

El origen de la familia de Luis le brindó un sentido muy refinado del significado de la vocación Cristiana y de la vocación del matrimonio Cristiano. Al crecer, asimiló que todo en la vida debe vivirse bajo la influencia de las verdades eternas: primero Dios en todas las cosas.

Gracias a su devoción por la Misa, los Sacramentos y las diversas formas de plegaria, todo en su vida estaba guiado por el Espíritu Santo. Efectivamente, por su fidelidad a las indicaciones del Espíritu, sus decisiones siempre fueron equilibradas en toda circunstancia. Al tener una perspectiva sobrenatural para todo, identificó las prioridades de su vida: Dios, nuestra Santa Madre y los Santos, vivir por el Evangelio en todos los detalles de su vida, especialmente su devoción y su amor por su esposa, Celia, y por los 9 hijos con los que Dios bendijo su unión.

La Iglesia ha aceptado que vivió en grado heroico las virtudes de la prudencia, la justicia, la temperancia y la fortaleza de ánimo. Esto implica que no permitió que nada, absolutamente nada, se interpusiera entre él y su amor por Dios, así como el amor y cuidado de su esposa Celia y sus hijos.

PPS: ¿Cómo logrará la beatificación dar realce a la vocación al matrimonio y al llamado universal a la santidad?

Padre Ryan: Esperamos que la beatificación y, finalmente la canonización, muestren los detalles de su vida matrimonial a mayor número de personas. Nunca antes en la historia de la Iglesia el matrimonio había estado tan devaluado como ahora. La presión mediática contra el matrimonio cristiano es implacable, a medida que crecen los esfuerzos por normalizar lo anormal y descomunal, como lo vemos con la presión por aceptar las uniones del mismo sexo. La Iglesia tiene una montaña por escalar, y el ejemplo de la hermosa vida de casados de Luis y Celia será un tesoro.

PPS: Luis y Celia se carteaban cuando estaban separados. En una de sus cartas, Luis firma: “Tu esposo y verdadero amigo, que te ama para toda la vida”.

Celia escribe: “Todo el día estoy contigo en espíritu… Estoy tan impaciente por estar contigo, mi querido Luis”.

¿Cómo mantuvieron Luis y Celia su fuerte y afectuoso apego mutuo, incluso durante las ausencias y en medio de los problemas cotidianos que enfrentaron con sus hijos y su negocio?

Padre Ryan: Los consejeros matrimoniales modernos podrían describir el matrimonio de Luis y Celia como 100% exitoso en el campo de la comunicación. Así también, ambos consideraban el más mínimo detalle de su vida cotidiana de casados con una perspectiva sobrenatural.

Como lo mencioné anteriormente, ambos llegaron al matrimonio con un profundo sentido de vocación. Estaban decididos a que su amor por Dios y el amor entre ellos crecieran rápidamente.

Muchas de sus plegarias estaban centradas en este fin. Su vida de plegarias, particularmente la Eucaristía, nutría constantemente su perspectiva sobrenatural en cada aspecto de sus vidas. Gran número de estudios sobre sus cartas y vida hogareña documentan la facilidad con la que los miembros de su familia declaraban abiertamente su lealtad y profundo afecto entre ellos.

PPS: ¿Cómo lograron Luis y Celia hacer de su hogar un lugar donde sus hijos crecieran en la fe católica y el amor por Dios?

Padre Ryan: En una familia en la que el padre y la madre mostraban tal afecto uno por el otro y donde todo se veía de manera sobrenatural, se debe encontrar un ambiente perfecto para criar a sus hijos. Las cartas de Santa Teresita (#261) al Padre Bellière, el misionero, resumen todo cuando dice: “Dios me dio un padre y una madre más dignos del Cielo que de la tierra”.

PPS: Luis y Celia tuvieron nueve hijos, cuatro de ellos murieron siendo niños o a muy temprana edad. ¿Cómo pueden ellos enseñarles a los padres de hoy que se afligen por la pérdida de un hijo a vivir con este sufrimiento?

Padre Ryan: Luis y Celia perdieron cuatro hijos en menos de cinco años. Como en todo lo demás, enfrentaron este indescriptible sufrimiento con una intrépida fe cristiana. Lo vieron como lo que era: la voluntad condescendiente de Dios.

Una vida de sólidas plegarias y devoción por los sacramentos les dio a ambos la reserva espiritual que, aunada a su fortaleza natural, los ayudó a sortear estas cuatro tempestades. No todas las madres están preparadas para adoptar esta actitud, pero es el único camino.

Puede ponerse en contacto con el Padre Martin por medio de la página Web,www.sttherese.com.