LA SALUD

La salud mental de su hijo

Es fácil para los padres identificar las necesidades físicas de su hijo: comidas nutritivas y balanceadas; vestimenta apropiada y techo adecuado; descanso y actividad física suficiente; vacuna y un ambiente saludable para vivir.

Sin embargo, las necesidades mentales y emocionales de un niño pueden no ser tan evidentes. La buena salud mental les permite a los niños pensar con claridad, desarrollarse socialmente, aprender nuevas habilidades, desarrollar su autoestima y desarrollar también un panorama mental positivo.

Estos son los fundamentos de la buena salud mental de un niño:

• Dé a los niños amor incondicional. Los niños necesitan saber que su amor no depende de sus logros.

• Alimente la confianza y la autoestima de los niños. Haláguelos y estimúlelos. Fíjeles metas realistas. Sea sincero con respecto a sus errores. Evite el sarcasmo.

• Estimule a los niños a jugar. Jugar es tan importante para el desarrollo de un niño como la comida. El juego les ayuda a los niños a ser creativos, a desarrollar el autocontrol y las habilidades para resolver problemas y a aprender a socializar con los demás.

• Inscriba a los niños en una actividad después de la escuela, en especial si, de lo contrario, se quedan solos en casa después de la escuela. Esta es una forma espectacular de que los niños sean productivos, aprendan algo nuevo, conquisten su autoestima y tengan algo que esperar durante la semana. O controle a los niños después de la escuela si se quedan solos en el hogar. Los niños desean saber que, incluso si no está allí físicamente, usted piensa en ellos y está interesado en saber cómo pasan su día y cómo pasarán el resto de él.

• Proporcione un ambiente seguro. El temor puede ser muy real para un niño. Intente descubrir qué lo asusta. Sea cariñoso, paciente y tranquilizador, no crítico.

• Brinde orientaciones adecuadas y disciplina cuando sea necesario. Sea firme, pero amable y realista con sus expectativas. El objetivo no es controlar al niño, sino ayudarlo a aprender el autocontrol.

• Comuníquese. Todos los días después del trabajo y la escuela hágase un tiempo para escuchar a sus hijos y hable con ellos sobre lo que sucede en sus vidas. Comparta emociones y sentimientos con sus hijos.

• Obtenga ayuda. Si está preocupado por la salud mental de su hijo, consulte con los profesores, con un orientador o con otro adulto que pueda tener información sobre su comportamiento. Si piensa que hay un problema, obtenga ayuda profesional. La identificación y tratamiento precoces pueden ayudar a los niños con problemas de salud mental a lograr todo su potencial.

Para obtener información adicional, comuníquese con su afiliada local de Mental Health America, llame a Mental Health America al 1-800-969-6642 o visite www.mentalhealthamerica.net. Si está en crisis ahora, busque ayuda de inmediato. Llame al 1-800-273-TALK (8255) o marque 911 para obtener asistencia inmediata.

Copyright (C) 2008 PsychCentral.com. Todos los derechos reservados. Reimpreso con autorización.