EL DINERO


¿Su dinero o su vida en familia?

Por Ken Canfield

¿Debe aceptar ese importante ascenso incluso si implica más viajes? ?Debe cambiar de carrera?

Un papá llamado Tim recientemente nos solicitó un consejo sobre algunas decisiones importantes relacionadas con su carrera y la forma en que ésta afecta su capacidad de ser padre.

Bien, Tim, este es un sistema para tomar decisiones que recomiendo y funcionará incluso para sus decisiones laborales/familiares diarias.

En primer lugar, puede intentar el método probado a lo largo del tiempo de incluir en una lista las ventajas y las desventajas de la decisión. “?Cuáles son los beneficios del cambio de trabajo?” "?Cuáles son las desventajas de trabajar hasta tarde?” Colóquelas todas en una lista. Obtenga también la opinión de su esposa.

A continuación, entienda claramente sus esperanzas, sus suenos, sus deseos, no con relación a su trabajo, sino a su familia. ¿Qué viene en primer lugar?

Luego, sugeriría recurrir a otro padre que pueda ofrecer su propia opinión práctica.

En última instancia, las decisiones difíciles relacionadas con su familia implicarán su compromiso con sus esperanzas y deseos para su familia. Y, debe saberlo, el compromiso siempre implica cierto sacrificio.

Ahora bien, un mayor compromiso con sus hijos puede significar una reducción del salario o abandonar oportunidades en el mundo de los negocios. Aún así, ese compromiso siempre me parece bastante inteligente. Hablo con muchísimos hombres en edad de jubilarse que darían cualquier cosa por volver atrás y hacer elecciones diferentes en lo que respecta al tiempo y energía que le dedicaron al trabajo, en lugar de haberse invertido a sí mismos en sus familias.

A menudo, resulta más fácil comprometerse con nuestros trabajos en primer lugar. Eso es porque la descripción del trabajo es más clara, tenemos más control, un sueldo nos hace sentir valorados y, reconozcámoslo: a veces en el hogar con nuestras familias, nos sentimos como “exceso de equipaje”.

Pero creo que ese es el gran engano de nuestra cultura. Recuerde, nuestros hijos nos necesitan, incluso si no lo demuestran. Poner el trabajo en primer lugar probablemente signifique que abandonemos gran parte de la satisfacción de estar cerca de nuestros hijos.

Los trabajos van y vienen, pero tenemos oportunidades limitadas de tener recuerdos con nuestros hijos.

Y Tim, recuerde, no está solo. Muchos padres enfrentan las mismas decisiones difíciles todos los días. Sé que tomará la decisión correcta. Ken Canfield es el fundador del National Center for Fathering (www.fathers.com).