Trabajo


En Busca Del Equilibrio

Una encuesta reciente de CareerBuilder confirma que, para los padres que trabajan, cumplir con las exigencias del trabajo y de la vida familiar representa un desafío. Según la encuesta, el 38% de los padres que trabajan, si tuviera  la opción, aceptaría una rebaja en el sueldo  si  esto les permitiera pasar más tiempo con los hijos.

Más sobre este tema

Casi uno de cada cuatro (24 por ciento) piensa  que el trabajo tiene un impacto negativo sobre su relación con los hijos. El 48 por ciento se perdió al menos un evento significativo de la vida de sus hijos en el último año por tener que trabajar, y casi uno de cada cinco (18 por ciento) se perdió cuatro o más.

El 36% dice que su empresa no ofrece acuerdos de trabajo con beneficios para la familia, como horarios flexibles, teletrabajo, trabajo en equipo, etc.

Más de uno de cada cuatro (27%) dice que pasa más de 50 horas semanales trabajando, y casi uno de cada 10 (8%) pasa más de 60 horas. Uno de cada cuatro (25%) pasa menos de una hora diaria con sus hijos. El 42% pasa menos de dos horas diarias.

Queda claro que depende de cada uno de nosotros asumir estos desafíos según nuestros horarios y nuestras oportunidades (en el trabajo y en el hogar), según las necesidades financieras de nuestra familia y según nuestros objetivos y deseos como padres.

Analice detenidamente qué está haciendo. Recuerde, las cosas más importantes de la vida —las cosas que perduran de verdad— son las relaciones que cultivamos. No sea víctima de la trampa de la "calidad de tiempo". Después de todo, ¿qué tiempo que se pasa con los hijos no es de calidad?  Sus hijos precisan que les dedique mucho tiempo: estructurado y no estructurado. Aproveche al máximo sus oportunidades para relacionarse con ellos, ya sea en un viaje de pesca, en el auto, jugando con armas láser o lavando los platos.

Tareas puntuales

• ¿Acostumbra programar en su calendario los proyectos y las responsabilidades laborales? Haga lo mismo con el tiempo que le va a dedicar a sus hijos.

• Este fin de semana, elija una actividad cotidiana o una tarea doméstica y trate de pasar un   momento hermoso con sus hijos.

• Aprecie y respete que un compañero de trabajo tenga como prioridad  su familia.

• En el trabajo, entre reuniones o proyectos, llame a casa o envíe un mensaje de texto para que los chicos sepan que está pensando en ellos.

• De ser posible, lleve a su hijo a un viaje o una cita de negocios para que tenga una mejor idea de cómo se gana la vida.

Este artículo se publicó originalmente en la página del National Center for Fathering, Centro nacional de la paternidad.